×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Qué hacer

El boloencierro: el pueblo donde se corría delante de una bola gigante de 200 kilos

Los recortes obligaron a cambiar a los toros por una bola gigante de alrededor de 200 kilos y tres metros de diámetro.

Redacción Redacción

El boloencierro: el pueblo donde se corría delante de una bola gigante de 200 kilos

Decimos corría porque el peso de la bola ha cambiado, pero la actividad se sucede de la misma forma: suena el estruendo de un petardo, aparecen las primeras caras nerviosas, crece la expectación. Por el momento solo la de los niños.

Y de pronto una riada de niños corre calle abajo por una de las calles de  Mataelpino, un municipio de la Sierra de Guadarrama de unos 1.800 habitantes que ha conseguido su relevancia pública gracias al festejo del boloencierro.

Tras las primeras carreras, enfocadas a los niños y en las que se usan cuatro bolas pequeñas en lugar de una grande, se sucede el encierro para adultos con la bola gigante.

La idea surgió hace ya casi una década con la intención de celebrar un encierro como los que se celebran en otros pueblos de Madrid, pero los recortes obligaron a cambiar a los toros por una bola gigante de alrededor de 200 kilos y tres metros de diámetro.


Pero los accidentes se sucedían con demasiada frecuencia, algunos bastante aparatosos, y el gobierno municipal decidió implantar algunos cambios: ahora la bola ya no pesa 200 kilos, sino 30, y es obligatorio el uso de casco entre los corredores.

Para algunos se ha perdido la magia del encierro: sin riesgo no hay adrenalina. Y guste o no, la adrenalina es el principal motor de un encierro.

Tampoco este año con sus nuevas medidas se han evitado los incidentes. De hecho, ironías de la vida, ha sido el alcalde del municipio, Javier de los Nietos, quien ha sufrido algunas herida de poca gravedad tras ser embestido por la bola gigante.