×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Qué hacer

5 maneras para empezar a vivir las Fallas desde Madrid

PROMOCIONADO PROMOCIONADO

5 maneras para empezar a vivir las Fallas desde Madrid
Tanto si vas a viajar a las Fallas desde Madrid como si no puedes hacerlo, la ciudad ya está preparada para festejarlas.

No vamos a descubrir nada a nadie si a estas alturas decimos que Valencia es la playa de Madrid. Y es que no hay madrileñx que no se haya escapado, al menos una vez, para pasar un fin de semana en la capital del Túria. Sobre todo, durante dos épocas del año muy concretas: el verano y las Fallas.

Y en Valencia tiemblan cuando su fiesta grande cae en fin de semana, porque saben que los de Madrid vamos a peregrinar en masa. Como las fechas se acercan (se celebran del 15 al 19 de marzo), nosotras que somos personas bastante previsoras, te hemos preparado un plan en Madrid para ir calentando motores (o las ganas de pólvora).

Escapada a las Fallas desde Madrid

Si eres de las personas a las que le gusta el gentío, el humo y el olor a buñuelos de calabaza, lo tuyo es este viaje fugaz al centro de la fiesta. Si te apuntas a este plan podrás ir a las Fallas en bus directo desde Madrid durante uno de los días grandes (el 17 de marzo). Por 20 euros tendrás billete de ida y vuelta desde el intercambiador de Moncloa y entrada a una de las discotecas de moda en el centro de Valencia, Indiana.

Haz clic aquí y reserva ya tu plaza para esta escapada.

Comer una auténtica paella valenciana

Otra cosa es que tengas que quedarte en Madrid durante esos días. Si es tu caso, todavía puedes saborear Valencia sin salir de la ciudad. Por ejemplo, comiendo paella en uno de los dos restaurantes más valencianos. En Malasaña y Chueca tienes Socarratt (San Marcos, 2 / Manuela Malasaña, 5), un pequeño local con paellas para llevar y certificado por los propios valencianos. Si no, otra alternativa es Ali Oli (Carlos Arniches, 14) en Lavapiés, donde los propietarios y las recetas nacieron al borde de l’Albufera.

La Valencia de Sorolla en Madrid

Dicen que nadie ha retratado a Valencia como lo hizo Sorolla. El pintor valenciano dedicó gran parte de su colección a representar escenas cotidianas de la ciudad con una luz y colores únicos. Y, por suerte, en Madrid guardamos un gran pedacito de su obra en el Museo Sorolla. Solo tienes que acercarte al Paseo del General Martínez Campos, 37 para viajar a Valencia a través de sus cuadros.

Horchata y ‘fartons’, la merienda valenciana

Alboraya, una pequeña población a las afueras de la ciudad, es la cuna de esta bebida tan reputada. En Valencia, ‘horchata de Alboraya’ es sinónimo de calidad y en Madrid, también tenemos lugares que apuestan por incluirla en su oferta. Como por ejemplo, la lechería Cántaro Blanco (Manuela Malasaña, 29). Sabemos que la horchata que ponen la traen directamente de esta ciudad, así que es todo un lujo que tenemos al alcance.

Se consume, habitualmente, a la hora de la merienda o durante las cálidas noches de verano. Y, siempre, se acompaña de fartons, alargados y esponjosos bollos salpicados con azúcar glas. Todo un plan de categoría, como dicen allí.

Pintores valencianos en el Museo del Prado

Goya, Velázquez, Murillo, El Greco… Posiblemente te sabes el recorrido típico del Prado de memoria. Pero, ¿y si le damos una vuelta? Te proponemos que te centres solo en pintores valencianos, que hay unos cuantos. Tienes a Miguel Parra, Luis Planes, José Romá, Antonio Amorós o J. Vicente Masip, entre otros. Obras que abarcan distintas épocas y estilos y en las que los valencianos fueron protagonistas.