×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Noticias Promocionado

Anosmia: la pérdida de gusto y olfato, uno de los síntomas más comunes de Covid-19

Para algunos enfermos se ha convertido en una secuela que tarda meses en solucionarse.

Madrid Secreto Madrid Secreto

Anosmia: la pérdida de gusto y olfato, uno de los síntomas más comunes de Covid-19

La anosmia, la pérdida de gusto y olfato, ha pasado de ser un síntoma de Covid-19 desconocido para muchos a ser uno de los más infalibles para detectar una infección por este virus. En mazo de 2020, en plena primera ola de la pandemia, se hablaba de dolor de garganta, fiebre y tos seca como principales síntomas. Ante una enfermdad completamente nueva, la anosmia pasaba desapercibida durante las primeras semanas hasta que la Sociedad Española de Neurología (SEN) empezó a dar la voz de alarma.

«En los últimos días, parece observarse un incremento de pacientes que comunican alteraciones agudas del olfato y el gusto (normalmente pérdida o desaparición) en relación con síntomas compatibles con un proceso vírico (fiebre, mucosidad nasal, dolor de garganta, dolor muscular, etc.), e incluso en pacientes sin otros síntomas asociados», explicaba la SEN en un comunicado a finales de marzo de 2020.

Desde entonces hasta ahora, el panorama ha cambiado y la anosmia es ya uno de los principales síntomas por coronavirus. Recientemente, un estudio llevado a cabo en 15 hospitales españoles (publicado en Journal Investigation Allergology and Clinical Immunology) ha desmotrado que es una señal clara de Covid-19 en personas jóvenes y especialmente en mujeres que no requieren ingreso hospitalario. Además, uno de cada cinco pacientes presenta estas señales como primer síntoma de la enfermedad.

Para un 50% de los infectados que presentan anosmia, nada tiene sabor ni olor durante dos semanas. Después de ese tiempo comienzan a recuperar paulatinamente el gusto y el olfato.

Pero para muchos otros se convierte en una secuela que tarda meses en solucionarse, como señala un estudio de la Universidad de Quebec. Aunque también hay casos en los que nunca se recupera la sensibilidad de antes.

Es por eso que desde diversos hospitales españoles y clínicas especialzadas se están llevando a cabo chequeos post-covid para establecer el grado de impacto de una enfermedad que un año después del inicio de la pandemia seguimos descubriendo. Chequeos que a partir de diversas pruebas determinan la capacidad pulmonar o el funcionamiento general de nuestro organismo.