×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Gastronomía

Cheesecake Avenue: el primer espacio dedicado en exclusiva a la tarta de queso

Un viaje al Nueva York más repostero.

Madrid Secreto Madrid Secreto

Cheesecake Avenue: el primer espacio dedicado en exclusiva a la tarta de queso

Así es Cheeseacake Avenue, el paraíso de las tartas de queso.

La tarta de queso es de esas elaboraciones que encantan a casi todo el mundo; de hecho, es difícil fallar con una de estas delicias. Y aquí subyace una cuestión: dar con una receta que sobresalga entre las miles de tartas de queso que hoy colman las redes sociales y los capítulos de postres de los restaurantes puede convertirse en un auténtico reto. 

María Esther Felce y Francisco Urdaneta han aceptado el desafío ofreciendo a los madrileños Cheesecake Avenue, un proyecto vital, fruto de la pasión por los libros, la repostería y la ciudad de Madrid. Inspirados en la variedad de sabores de Factory Cheescake, esta pareja de venezolanos se aventuraron a crear un espacio dedicado en exclusiva a la tarta de queso neoyorquina. Eso sí, con un espíritu propio y con una presentación que vale más que mil palabras.

En las inmediaciones del retiro, en una calle discreta pero en una ubicación inmejorable se sitúa este enclave, el nuevo templo repostero que llega a la capital. Hace apenas unas semanas que abrieron sus puertas y ya se han convertido en un fenómeno.

Una tarta para cada cliente

Francisco, de cara al público y Esther, en el obrador, son los responsables de lanzar Cheesecake Avenue, un sueño para los amantes de la tarta de queso. Ellos le dan un twist a la clásica neoyorquina que se ve deliciosa y que, en efecto, sabe a gloria.

Para juzgarlas hay que probarlas y eso es exactamente lo que hemos hecho. En este sentido, conviene decir que la tartas que aquí elaboran (todas artesanas preparadas en su obrador) tienen un interior cremoso y una textura homogénea y ligera. Quizá la clave de estas pequeñas obras de arte radique en eso, en ser un bocado celestial de principio a fin. En ellas no hay corteza semidura ni tendrás que esperar a la parte más interna del triángulo para hallar la cremosidad. Otro de los aspectos diferenciales con respecto a otras tartas es, precisamente, la cantidad de tipos que ofrecen.

En la variedad está el gusto y eso lo saben en Cheesecake Avenue. Por el momento, en su vitrina relucen 9 clases de tartas de queso y en su obrador disponen de más de 30 recetas por desvelar (poco a poco) a los nuevos adeptos de este fenómeno. Cada tarta de Cheesecake Avenue es única, desde la elaboración hasta el proceso decorativo y tienen las dimensiones perfectas para quedar saciados. Las preparan, por ejemplo, de dulce de leche, zanahoria o nutella y también ofrecen pequeños bocados o chupitos para degustarlas a pequeña escala, galletas de almendra o barras de chocolate o caramelo. El resultado es mucho más que el efecto de la química de la repostería.

Concepto New York

Cheesecake Avenue tiene un aspecto acogedor y con personalidad en el que sentirte como en casa. Todo aquí tiene un toque neoyorquino y su decoración (de la mano de Alexander Stratthaus) no podía ser menos. Desde la música que envuelve la experiencia de la cata, las fotografías que decoran la pared izquierda (cortesía de una familiar de la pareja aficionada a la fotografía), incluso los nombres de las propias tartas evocan Nueva York, inspirados en canciones, frases o referencias a la ciudad de la gran manzana. Así, podemos probar desde la clásica New York, New York hasta otras ingeniosas como Cookiefeller, Pistachio of liberty o The Big Carrot. Todo está tan pensado al detalle que incluso la vajilla escogida, ligeramente curvada en los bordes, es perfecta para rebañar tu tarta.

“Quiero pasar todo el tiempo aquí y quiero que sea un lugar en el que me sienta a gusto para poder dar el 100% de mí”, señala Francisco con una innegable sonrisa de oreja a oreja porque su sueño es una realidad tangible que sabe a cheesecake.

Ante la pregunta de con qué bebida acompañar estos pecados la respuesta es muy fácil: café de especialidad que sirven en el mismo local (lo tuestan los chicos de Nomad Coffee), limonada o limonada rosa made in Cheesecake Avenue o tés de Sans & Sans. 

En cualquier caso, Cheesecake Avenue puede presumir de ofrecer probablemente de las mejores tartas de queso de la ciudad y un buen surtido de bebidas exquisitas para acompañarlas. Además, puedes pedir a domicilio o encargar sus tartas en tamaño grande. Por todas estas razones, tu siguiente parada repostera tienes que hacerla aquí.

📍 Antonio Acuña, 10.

💸 Alrededor de 6€.

De martes a domingo, de 11:00 a 21:00 horas.

📱 Más información en su Instagram y en su web.