×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura

Los rótulos de toda la vida, en peligro de extinción

Para muchas personas, estas tipografías retro parecen obsoletas y también se han convertido en víctimas de un mundo capitalista y utilitarista.

Madrid Secreto Madrid Secreto

Los rótulos de toda la vida, en peligro de extinción

Este artículo ha sido escrito por Leah Pattem, periodista, fotógrafa y defensora de los bares de toda la vida. Lleva varios años viviendo en Madrid y combatiendo la gentrificación desde su trinchera particular: Madrid No Frills. Esta colaboración lleva el nombre de Madrid Tal Cual y puedes leer en la primera entrega por qué Madrid tiene tantos bares y también la segunda El cielo enmarcado: Madrid a vista de gusano.

Al igual que con los bares de toda la vida, todo lo que se construyó en la España de principios y mediados de siglo XX estaba hecho para durar. Fue un momento en el que la economía estaba en auge y los propietarios de pequeñas empresas invirtieron en su futuro. Creyeron que sus negocios pasarían de generación en generación y que por lo tanto valdría la pena gastar los ahorros en fachadas, en suelos, en mobiliario… y en rótulos.

También el diseño de la tipografía de sus escaparates fue diseñado para durar, como obras de arte accidentales y atemporales que podemos ver sin comprar entrada. Pero para muchas personas, estas tipografías retro parecen obsoletas y también se han convertido en víctimas de un mundo capitalista y utilitarista. Entonces, cuando una empresa cierra, su letrero desaparece.

Foto: Leah Pattem

Sin embargo, muchos de estos rótulos sobreviven gracias a Paco Graco, un grupo formado por coleccionistas de este tipo de carteles. Del mismo modo que un museo (e incluso que un cementerio), el trabajo de Paco Graco nos permite conectar con lo que ha desaparecido de Madrid…¡pero no está todo perdido!

Aunque el uso de muchas tiendas ha cambiado desde que abrieron, todavía se pueden encontrar en nuestras calles muchos carteles comerciales originales del siglo XIX. Y hay una calle de Madrid que rinde homenaje como ninguna a la tipografía del pasado de Madrid: la calle Calatrava en La Latina.

Antiguas fruterías, bodegas, carboneros, farmacias o lecherías son algunos de los museos vivos que puedes encontrar en el corto tramo de la calle Calatrava y sus calles aledañas. De hecho, ¡hay hasta diecisiete fachadas antiguas que han sobrevivido! Y muchas son minas de oro de la cartelería retro.

Lo que me gusta de Madrid es la forma en que lo viejo y lo nuevo viven en paralelo y en simbiosis. Este es el Madrid del que me enamoré cuando me mudé aquí hace ocho años… y el Madrid que me gustaría ver en el futuro, ¿y a ti?

Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem
Foto: Leah Pattem