Yugo The Bunker: de comercial a Estrella Michelin

share on:
Julián Mármol, chef recién galardonado con una Estrella Michelin, ha preparado un menú especial para la ocasión.

Cuando oyes hablar a un chef de cocinar comida de alguna parte del mundo donde nunca ha estado, saltan las alarmas. No seremos nosotros quienes pontifiquemos desde aquí sobre la necesidad de “lo auténtico”, del esencialismo gastronómico, pero si alguien quiere cocinar croquetas como las de mi abuela, qué menos que pasar una tarde con ella en la cocina.

Julián Mármol, a cargo de Yugo The Búnker, sabe de qué va la cocina nipona. Trabajó como comercial para las casas de automóviles Nissan e Infiniti, y empezó a ofrecer pequeñas cenas privadas para gente que conocía en sus relaciones comerciales. Fue entonces cuando se dio cuenta de que aquello podría convertirse en algo más que un pasatiempo. Ayer, unos años después, su trabajo ha sido premiado con una Estrella Michelin.

La carrera gastronómica de Mármol empezó hacia el 2013 con un pequeño local cerca de Manuel Becerra, donde vendía sushi y kobe en cortes para llevar. Un poco más tarde abrió Yugo The Búnker, un club gastronómico exclusivo al que solo sus socios podían asistir y donde el cliente no era el único que se adaptaba al menú, sino que la relación también se efectuaba en sentido inverso: Mármol estudiaba la preferencias de sus socios y se adaptaba, en la medida de lo posible, a ellas.

Por suerte para el resto de los mortales, el club abrió recientemente sus puertas, pero solo un poco. Su sótano, que recrea un búnker japonés con objetos de época originales, sigue reservado a los socios. Pero en la planta superior se ha diseñado a modo de izakaya, la tradicional taberna japonesa, y está abierta a todo el público.

Decir que la materia prima es protagonista en un restaurante como Yugo puede sonar obvio, pero en este caso se afirma con conocimiento de causa. Balfegó, por ejemplo, es uno de sus proveedores de atún, una empresa que por cierto ofrece nadar con atunes.

Yugo The Bunker ofrece, en palabras del propio chef, “fusión sin confusión”, es decir, comida japonesa, con alguna aportación propia, pero sin trastocar lo que la hace diferente. Un trabajo fino que bien se merece una Estrella Michelin. Y para celebrarlo han preparado un menú exclusivo que puedes reservar en este enlace.

 

 

share on:
share on: