15 cosas que echas de menos cuando te vas de Madrid

share on:

Erasmus, trabajo, pareja, o simplemente porque te apetece cambiar de aires. Cuando te vas de Madrid piensas que no vas a echar de menos su agobio (el  cual implica vivir corriendo continuamente), las esperas del metro o los bocatas de calamares, que crees tener aborrecidos. Pero no es así. A pesar de que ahora estés respirando aire puro y puedas ir desde casa al trabajo andando (algo en la capital es solo para los más afortunados), te ha entrado la morriña y te has dado cuenta de la cantidad de cosas que no pensabas que ibas a echar en falta

  1. Recordarás con nostalgia la frase de “Atención: estación en curva. Al salir, tengan cuidado para no introducir el pie entre coche y andén”. Te has dado cuenta de que se ha convertido en parte de la banda sonora de tu vida.
    subway animated GIF
  2. Echarás de menos que un domingo estén abiertas la mayoría de las tiendas.
  3. Poder pedir comida a domicilio de cualquier rincón del mundo (y tener mil opciones de cada una de ellas).
  4. La buena comunicación del metro (por mucho que nos quejemos de él).
  5. La gran oferta cultural que hay (y para casi todos los bolsillos). No tienes excusas para aburrirte si vives en Madrid.
  6. Desearás encontrarte con los heavys de la Gran Vía y con el resto de personajes bizarros de Madrid.
    the shining animated GIF
  7. Los churros con chocolate de San Ginés
  8. …o el cocido madrileño, los bocatas de calamares y los huevos estrellados entre otros manjares castizos.
  9. El Rastro y las tapas de después en cualquiera de los bares de la Cava (baja o alta).
  10. Las luces de Navidad, sobre todo la puerta del Sol iluminada, preciosa.
  11. El Retiro, porque aunque siempre esté lleno de turistas, te darás cuenta de que no has paseado suficiente por él.
  12. El cielo de Madrid: tiene unas puestas de sol increíbles.
  13. Los monumentos, museos y demás cosas típicas de la ciudad que nunca vas a ver y ahora que estás fuera te arrepientes.
  14. Las fiestas, sobre todo las de San Isidro y La Paloma, incluso te arrepentirás de no haberte vestido de chulapo.
  15. Los vermuts, los yayos y la Mahou, que antes habías acabado aborreciendo.
share on:
share on: