×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Gastronomía

5 restaurantes para celebrar la cena de empresa según tu profesión

Tania Segura Tania Segura

5 restaurantes para celebrar la cena de empresa según tu profesión
En las cenas de empresa la gente tiende a liarla parda, así que al menos, cena bien.

Llega una época controvertida y no nos referimos a los posibles kilos que vayas a coger entre polvorones, asados y turrones, sino al lugar en el que degustar esos manjares. Si tus comidas navideñas son con tus seres queridos o tus amigos, la elección será más fácil, pero si se trata de la cena de empresa, ¡a saber dónde acabas! Porque no es lo mismo una cena para un grupo de abogados que para uno de creativos.

Ambas partes seguro que tienen ganas de ligarse a algún compañero de trabajo o de decirle las cosas claras a algún jefe (cuidado con esto), pero cada una de ellas disfrutará más en un ambiente determinado, porque, admitámoslo, todo lo que elegimos nos define.

Si tu trabajo es muy creativo

La Mordida (7 locales en las principales zonas de Madrid: Retiro, Princesa, Bernabéu… ). Está claro que si tienes que sacar una idea original para escribir de cualquier cosa, desde una marca de papel para el baño a un producto de belleza, lo tuyo no es el clásico plato de solomillo con salsa y patatas, sino sabores más exóticos y arriesgados, así qué, ¿por qué no una cena mexicana? La Mordida tiene tres opciones diferentes (además de una amplia carta para celíacos): Chapulín (28€), Catrina (33€) y Frida (38€), pero en todas ellas han apostado por un clásico: los nachos y los margaritas. Y no en versión tex-mex, sino auténtico sabor mexicano, que junto con la decoración original, lograrán hacerte cruzar el charco sin salir del local. Visto así, sentarse al lado del compañero pesado se hace más llevadero, ¿no crees?

Si las leyes nunca te abandonan

Taberna de la Daniela (varios locales). Si el mundo de la jurisdicción te rodea, es más probable que tu entorno sea el de gente con un carácter más formal y al que no le guste tanto encontrarse sorpresas en el plato. Por eso, lo mejor es apostar por los clásicos. La Daniela tiene varios locales cuenta con varios locales y con varias opciones de menú. Uno de ellos es el clásico cocido de tres vuelcos, pero quizá no sea la mejor opción para una cena. Te recomendamos cualquiera de sus otras opciones, basadas en un menú de picoteo muy español: bravas, croquetas de jamón ibérico o morcilla estofada.

Si te dedicas al mundo del deporte o la nutrición  

Artemisa (varios locales). Bastante vamos a tener con lo que nos toque en nuestros respectivos hogares (a nivel de excesos gastronómicos) como para seguir buscándolo fuera de ellos. En casa está mal qué le pongas pega a la comida de quien la prepare (a no ser que seas tú y elijas que sea todo healthy). Es uno de los vegetarianos más conocidos de la capital y tiene una carta de lo más amplia, por lo que su menú seguro que hace salivar incluso a los más reticentes de la cocina sin carne.

Si trabajas en el mundo de la Moda

Gigi Meet Me Bar (C/ Luchana, 13). Su tarta de queso tiene loco a todo el que la prueba y la decoración del local está tan cuidada que parece una constante postal sacada de Instagram. Tu lado más fashion victim querrá saber dónde han comprado la decoración antes que lo que incluye el menú. Está muy cerca de Malasaña para acabar la noche de forma alternativa. Ofrecen más de un menú.

Si te dedicas a la restauración

Chow Chow (Av. Concha Espina, 55). Por mucho que te apasione cocinar, también te gusta ser el que está tras el plato de vez en cuando, pero el hecho de que estés entre fogones hace que sea más difícil sorprenderte a la hora de llevarte a la boca cualquier bocado. Justo por eso, tienes que elegir este local para tu cena. Aquí, la cocina japonesa se vuelve poliamorosa para unirse a la latina. Sabores de Perú, México, Brasil y Venezuela combinados con el Imperio del Sol Naciente.  

Con estas opciones el éxito está asegurado. De lo que no estamos tan seguros es que de acabes protagonizando algún momento bochornoso si te pasas con la barra libre, así que… ¡Cuidado!