¿Conoces los templos para gatos de Madrid?

share on:

 

En Madrid hay cafeterías dónde los gatos son los protagonistas y tú eres su invitado/a.

Los gatos no te gustan hasta que estar cerca de uno y entiendes su compleja forma de mostrarte su cariño (porque lo hacen). A partir de ahí, caes rendido ante sus encantos (la prueba de ello es que son los reyes de Internet). Y otro ejemplo de cómo los mininos van conquistando poco a poco el mundo es que tienen más de un día oficial. Internacional o Nacional, puedes honrar su presencia en la tierra el 29 de octubre, el 20 de febrero o el 8 de agosto.

Por eso hoy nosotros honramos el Día Mundial del Gato en Madrid, porque para colmo, los de la capital entendemos de eso (aquí te aclaramos por qué a los madrileños se les llama gatos).

La Gatoteca (C/ Argumosa, 28) es la veterana en esto del culto a los mininos. Abrió sus puertas en 2013, convirtiéndose en el primer cat cafe de España. También son los responsables de la asociación sin ánimo de lucro ABRIGA, que busca dar visibilidad a los gatos sin hogar que conforman su colonia, con la esperanza de que la interacción entre los visitantes y los gatos fomente adopciones responsables y esto permita ayudar a más gatos.

Aunque si no puedes adoptar, puedes ir simplemente a visitarles y disfrutar de su compañía (la cual creemos que es terapéutica). Eso sí, recomendamos que no vayas con ropa oscura, pues saldrás con una capa de pelos de gato considerable. La idea es que puedas tomar un café mientras un felino intenta llamar tu atención para que le hagas caso y otro se esconde porque simplemente le caes mal.

La prioridad de La Gatoteca de Madrid es el bienestar de los gatos, por lo que tienen un aforo limitado de 20 personas. Por ello, facilitan un formulario en su página web en el que puedes hacer una reserva para ir a visitar a los gatos. Ten en cuenta que solo podrán acceder 2 niños por cada adulto (hasta un máximo de 6 por visita).

No se trata de una cafetería como tal, ya que es un espacio dividido en dos plantas en un total de 160 metros cuadrados en el que los gatos se mueven libremente. Por eso, las personas que acuden a la cafetería no pagan por la consumición que hacen, sino por el tiempo que están con los felinos. Existe un precio orientativo por dicho tiempo, el cual se abona al final de la visita, dando libertad a cada persona de permanecer el tiempo que desee. En su web puedes consultar las tarifas.

De la otra cafetería para gatos en Madrid ya os hablamos aquíPolineko (Carrera de San Francisco, 11) era un “neko café“, en el que al igual que La Gatoteca, pagabas por el tiempo que pasas con los animales, pero este último local, cerró.

 

share on:
share on: