×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Qué hacer

Descubriendo Menéndez Pelayo con la diseñadora textil María Ramírez

By Igor T

Descubriendo Menéndez Pelayo con la diseñadora textil María Ramírez

Hablamos con la diseñadora textil María Ramírez y exploramos con ella los rincones de su barrio de trabajo.

Originaria de Albacete, la diseñadora y directora de arte María Ramírez vino a vivir a Madrid al empezar sus estudios de Bellas Artes en la Universidad Complutense y, desde entonces, la ciudad se ha convertido en su lugar de trabajo y el sitio donde se siente a gusto y como en casa.

María forma parte de una nueva ola de diseñadores que están dando visibilidad al diseño en Madrid y que, poco a poco, están haciendo que el interés por los productos hechos a mano, en ediciones limitadas y con mucho cariño crezca en nuestra ciudad.

Para conocer más sobre el trabajo de María nos encontramos con ella en Ruda Studio, el estudio de serigrafía y espacio de co-working del que forma parte, y nos damos una vuelta por su barrio para descubrir dos de sus lugares favoritos: la Real Fábrica de Tapices y el bar Ati-II.

Fotos de Pablo García.


María Ramírez nos habla sobre su proceso de trabajo en Ruda Studio.

Sobre sus inicios en el diseño textil

Cuando me vine a Madrid a estudiar, al final acabé cursando toda la rama de grabado y empecé a interesarme por la estampación, el diseño de estampados y decidí formarme más en este área.

Estando en la facultad comencé a experimentar con distintos soportes y es donde empecé a interesarme en el diseño textil y, sobre todo, la estampación. Aunque estudié las asignaturas de grabado, al final mi interés y conocimiento en diseño textil ha sido de forma autodidacta.

Una vez terminé la carrera, me fui a Suecia a realizar una residencia artística en Estocolmo y allí es donde desarrollé mi primera colección de pañuelos de algodón estampados.

Sobre Ruda Studio

Ruda Studio es un espacio de trabajo dedicado a artistas y diseñadores en Madrid. Fue fundado por las artistas Andi Concha, que actualmente dirige el espacio, y Tuchi.

La primera planta es un espacio de co-working donde trabaja diferente gente relacionada con las industrias creativas. La planta de abajo está dedicada a la serigrafía y hacemos talleres relacionados con este campo, así como otros más «artesanales» como estampación en seda, encuadernación y cualquier otro taller que consideramos interesante.

Además, también hacemos encargos como por ejemplo bolsas estampadas o pósters para grupos.

Algunos de sus diseños realizados con técnicas de serigrafía.

Sobre las historias detrás de sus creaciones

Yo trabajo mucho con las vivencias personales. Según en qué situación estoy y cómo me siento, es cómo empiezo a crear las colecciones. Por ejemplo, la última colección llamada “Paranoid” está muy inspirada en una vivencia propia porque el año pasado tuve una neumonía muy grave y estuve ingresada un mes en el hospital. Entonces, a partir de esa vivencia, me di cuenta de que el ritmo de vida que llevaba de tener 3 trabajos y estar haciendo miles de cosas me hizo llegar a esa situación. Un poco inspirada en esto, fue cómo creé la colección.

No tiene que estar relacionado el estampado al 100% con la historia que cuento. Aunque no sea literal, sí que hay una inspiración directa que viene de esa experiencia personal.

Sobre la forma de organizar su trabajo

No soy una marca al uso que tenga que sacar colecciones de Primavera Verano y Otoño Invierno. Trabajo de esta forma porque estoy fuera de este mercado de continuidad. Lo que engloba a la colección es el tema sobre el que hablo y me inspiro, por lo que son colecciones que se podrían denominar más generales.

Descubriendo los rincones de Menéndez Pelayo, el barrio de trabajo de María Ramírez.

Sobre los diferentes productos que podemos encontrar en sus colecciones

Empecé sacando productos que eran colecciones de pañuelos de algodón de edición limitada. Una cosa muy importante de este tipo de pañuelos es que tienen una funcionalidad y eso lo he tratado de extrapolar a otros productos.

Es por esto que presento los pañuelos con técnicas de Furoshiki. Es una técnica japonesa dedicada a dar utilidad a pañuelos y enseñar cómo se pueden utilizar para diferentes usos, como llevar botellas de vino, llevar el tupper al trabajo o hasta transportar la compra.

Esta utilidad que intento transmitir con mis pañuelos es algo que quiero que esté presente en otros productos, como por ejemplo los bolsos de lino que pueden ser utilizados de diversas maneras.

Resumiendo, me interesa crear productos que son funcionales.

Sobre la forma de describir sus productos en tres palabras

Atemporal porque realmente no siguen modas, funcional por lo que he comentado anteriormente y “storytelling” ya que me gusta contar historias a través de mis productos.

Sobre las cosas que le inspiran

A parte de todas las vivencias personales, también me inspira viajar, conocer a gente, la cultura japonesa, elementos florales, el ikebana, bodegones…

En cuanto a moda y diseño me gusta mucho el trabajo del diseñador francés Jacquemus, la marca finlandesa Samuji y los diseños de estampado de Marimekko. Yendo un poco más atrás, la artista francesa Sonia Delaunay por su trabajo en general y cómo empezó a diseñar estampados.

Su ruta habitual, llegando a Ruda Studio desde su piso en Alonso Martínez.

Sobre la influencia de Madrid en su trabajo

Madrid me inspira en general porque es una ciudad a la que le tengo mucho cariño, y en la que un día espero formar una familia. Mi pareja es de aquí y yo me siento muy cómoda en Madrid y aunque no influye de una manera literal en mi trabajo, es un sitio al que le tengo mucho aprecio y en el que creo que cada vez están pasando más cosas interesantes.

Sobre su elección de Madrid como ciudad para trabajar y vivir

Es Madrid vive gente de todas partes de España y también de fuera, y la verdad es que es una ciudad que te acoge muy bien. También hay mucha oferta cultural, hay muchos museos, exposiciones, ferias… y más a menudo están pasando cosas nuevas que están renovando esta oferta cultural; esto es en parte lo que me aporta Madrid como persona creativa.

Sobre el potencial de Madrid en convertirse en un destino para consumir diseño

Definitivamente tiene potencial. Aunque es cierto que otras regiones de España tienen más historia en cuanto a diseño, yo quiero y, espero, que Madrid se convierta en la capital del diseño en España.

Hay muchos diseñadores y gente creativa trabajando aquí y, año tras año, se ve que el interés está creciendo. Por ejemplo, hace poco he participado en una exposición llamada Mujer Objeto, un proyecto creado por dos chicas de Madrid centrado en enseñar diseño hecho por mujeres y que ha funcionado muy bien.

Sobre sus diseñadores favoritos en Madrid

Me gusta mucho el trabajo de las diseñadoras Irene Infantes, Teresa Fernández Pello, Nazara Lázaro y el estudio de diseño Lacube entre otros.

Explorando el almacén de lanas y otros espacios de la Real Fábrica de Tapices.

Sobre Menéndez Pelayo, el barrio en el que trabaja

Yo nunca había trabajado o vivido por Menéndez Pelayo hasta venirme a Ruda Studio, la verdad. Ha sido una sorpresa porque es un barrio como de toda la vida, con sus restaurantes, cafeterías, locales con comida artesanal para llevar, gente agradable…

En resumidas cuentas es un barrio muy cómodo, que he ido descubriendo poco a poco y en el que tienes de todo. También es un barrio el que principalmente vive gente mayor pero al que más gente joven se está viniendo.

Sobre un día cualquiera en el barrio

Desde Alonso Martínez, donde vivo, a veces vengo andando por El Retiro por lo que es un paseo muy agradable. Aquí en el estudio somos como una pequeña familia y nuestro día a día es trabajar, hablar entre nosotros, nos hacemos un té y salimos a comer nuestro menú del día en Ati-II, el bar al que os he llevado, o nos vamos a La Real Fabrica de Tapices, que la tenemos a la vuelta de la esquina, para inspirarnos.

La Real Fábrica de Tapices es uno de sus lugares preferidos para encontrar inspiración en Madrid.

Sobre la Real Fábrica de Tapices

Yo, como diseñadora textil, me parecía un sitio increíble que mostraros porque tiene mucha conexión con lo que hago y además está aquí al lado. Me parece que la Real Fábrica de Tapices tiene mucho potencial y al que tenemos que darle mucha visibilidad porque algunos de los artesanos que trabajan aquí son gente mayor que pronto van a jubilarse y sería una pena que se perdiera este arte.

También es un sitio donde yo voy a encontrar inspiración. Por ejemplo, visitar el almacén de lanas con todos esos colores ha sido genial.

Sobre el Bar Ati-II

Como os comenté antes, es el bar al que solemos ir a comer el menú del día todos los del estudio. Es el típico bar castizo de Madrid: la gente que trabaja allí es muy maja, el menú está riquísimo y es económico. Es un sitio del barrio, al que va la gente del barrio y por eso me gusta.

Ati-II, un bar de toda la vida que se ha convertido en su lugar elegido para comer con sus compañeros de Ruda Studio.