×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Gastronomía

Los polos en forma de pene gigante han llegado a Chueca

La Pollería, famosa por sus "pollofres" (gofres en forma de pene), lanza los "pollolos", su novedad veraniega.

Lucía Mos Lucía Mos - Executive Editor

Los polos en forma de pene gigante han llegado a Chueca

La Pollería (calle Gravina, 3) no vende pollos, sino… bueno, la única otra cosa que podría vender un local bautizado con este nombre. Hace unos meses la repostería madrileña dio un giro pecaminoso de los que aflojan la risa con los pollofres, el dulce de Chueca que todo el mundo quiere comerse. No hay forma de escribir este artículo sin que se cuelen frases con doble sentido.

Los gofres con forma de pene enorme fueron una revolución. Ahora es el turno de los pollolos, polos XXL explícitamente fálicos, que se van a convertir en el último grito (escandalizado) en materia gastronómica.

gofres-pene-chueca-pollofres

Hay dos versiones distintas: polos de hielo afrutados (como fresa, limón, kiwi) y otros más cremosos, bañados en coberturas de chocolate y vainilla. Los sabores irán cambiando con el tiempo, y los favoritos del público se harán un hueco a largo plazo en la carta.

Estos postres del todo inauditos se preparan en gofreras a medida que no fueron nada fáciles de encontrar. Además, corre el rumor de que el molde de los pollofres y los pollolos está inspirado en Pedro Buerbaum, propietario del local… A buen entendedor, pocas palabras bastan.

gofres-pene-chueca-pollofres

Lo que sabemos con toda seguridad es que La Pollería nació a raíz del Orgullo de Madrid en 2019, cuando Buerbaum visitó la capital durante esta fiesta y se llevó la impresión de que Chueca era «la Meca del Orgullo», según explica a Madrid Secreto.

Desde su inauguración el pasado invierno, el negocio de los genitales pasteleros solo ha cosechado éxitos. En los primeros días de su apertura, con la decoración aún sin finiquitar, las colas de gente se agolpaban a la puerta del local y su eco en las redes se transformó en un rumor imposible de ignorar: en solo una semana se granjearon mil seguidores en Instagram. Los madrileños somos así, intrépidos en lo gourmet.

gofres-pene-chueca-pollofres

Ver al pastelero rematar el pollofre con chocolate blanco desata una carcajada irreprimible. ¡A ver quién tiene el cuajo de devorar esto en público!