×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Qué hacer

Las placas que conmemoran la historia y la memoria de Madrid

Redacción Redacción

Las placas que conmemoran la historia y la memoria de Madrid

Como ejercicio de memoria histórica pero también como forma de tributo, en 1990 se puso en marcha el Plan de Placas Memoria de Madrid. El objetivo fue y sigue siendo mostrar, mediante la colocación de placas conmemorativas en las fachadas, la relación entre estos edificios y los personajes o instituciones relevantes que marcaron su historia y la de la ciudad.

Hay más de 300 placas distribuidas por toda la ciudad. Puedes localizarlas aquí por ubicación georeferenciada e incluso hacer tus propias propuestas. Nosotros hemos elegido estas.

Manuel de Falla

La primera placa en colocarse fue en homenaje al músico gaditano Manuel de Falla, que empezó sus estudios de piano a los nueve años y sintió su vocación musical florecer en un concierto de Edvard Gieg. Puede verse en la fachada de la casa donde Manuel de Falla vivió entre 1901 y 1907 y escribió La vida breve.

C/ Serrano, 72.

Santiago Bernabéu

Nacido en Almansa en 1895, este hijo de un abogado valenciano estudió en los Agustinos de El Escorial tras mudarse a Madrid, donde empezaría a jugar a fútbol como delantero. En 1943 sería nombrado presidente del Real Madrid, cargo que ocuparía hasta su muerte en 1978 y durante el cual consiguió construir el Nuevo Chamartín, el estadio más grande de Europa.

C/Jericó, 1.

 

Ramón J. Sender

El vínculo entre Madrid y el periodista y escritor Ramón J. Sender no fue siempre tan idílico como podría pensarse. Sender llegó a Madrid tras fugarse del hogar familiar con la ilusión de vivir el clima político y literario de la capital. Con apenas diecisiete años estuvo viviendo en un banco del parque de El Retiro y duchándose en el Ateneo. La placa que conmemora su figura se encuentra en una casa frente al parque madrileño donde paradójicamente, volvió a vivir, esta vez bajo techo. Allí también escribió Mister Witt en el cantón.

C/ Menéndez Pelayo, 55.

 

Pablo Picasso

No puede decirse que Picasso llegara nunca a echar verdaderas raíces en la capital, aunque sí la ciudad influyera en el artista desde temprana edad. Algunas de las paredes que vieron desfilar al genio malagueño fueron las de la pensión en la calle Cabalelro de Gracia donde se alojó por un tiempo y la buhardilla de la calle Zurbano, donde puede verse la placa. Todo muy parisino.

C/ Zurbano, 28.

 

Tribunal de la Inquisición

Cuando fuera de España quiere hablarse mal de nosotros hay dos argumentos que no fallan: la siesta y la Inquisición. Quien critica la primera es porque, como diría Antonio Gala, «no quiere ni a sus hijas». En cuanto a la segunda, hay poco que defender. En el inmueble que acoge esta placa tuvo su sede el Consejo Supremo y el Tribunal de la Santa Inquisición. Casi nada.

C/ Torija, 12.

 

Paco de Lucía

Otro de los grandes genios madrileños por adopción de legado indiscutible fue Paco de Lucía. Con tan solo 14 años, rebosante ya de virtuosismo, ganó junto con su hermano el premio que les permitió a ambos mudarse a Madrid y seguir forjando la leyenda. El algecireño vivió en la casa de la calle Ilustración que ilustra la placa y que aún hoy es propiedad de la familia.

C/ Ilustración, 17.

 

María Moliner

Sigue siendo -y con razón- criticada la poca presencia femenina en mucho círculos profesionales y académicos, y especialmente en la Real Academia Española de la Lengua. María Moliner fue un vivo ejemplo de ello. Tras la Guerra Civil se trasladó a Madrid con su familia. Aquí trabajaría en su Diccionario del uso del español, que le otorgó reconocimiento intelectual pero no le valió el acceso a la Academia. La placa ilustra dónde vivió entre 1970 y 1981.

C/ Moguer, 3.

 

Luis Buñuel

Una de las figuras más internacionales de la cultura española, Luis Buñuel, también madrileño de adopción a quien la ciudad rinde homenaje con la placa en el edificio donde vivió entre 1960 y 1980 cuando visitaba Madrid. Allí se gestaron obras como ViriadianaTristana. Tampoco le quedaba lejos la barra de Chicote y sus dry Martinis.

Torre de Madrid.

 

Fray Bartolomé de las Casas

Este dominico no solo hizo paradójicamente más que nadie en favor y en contra de la leyenda negra de España en América, sino, lo que es aún más importante, fue uno de los primeros grandes defensores de los derechos humanos y el primero en defender que los indígenas sudamericanos tenían alma; lo que por entonces significaba afirmar que era humanos y no esclavizables. Bartolomé de las Casas murió en 1566 en este convento de los dominicos de Atocha.

Av/ Ciudad de Barcelona, 1.

 

Diario ‘ABC’

Esta institución del periodismo nacional fundado por Torcuato Luca de Tena en 1903 tuvo su sede en el edificio que hoy indica la placa. El diario, hoy asociado a un perfil social y generacional muy concreto, fue en su día ejemplo de vanguardia tecnológica llegando a incluir entre sus páginas la que el mundo considera como la primera fotografía aérea, obra del fotógrafo Ramón Alba. Menuda novedad pensarán algunos. Con lo bien que funciona un dron.

C/ Serrano, 61.

 

En este mapa encontrarás la ubicación de cada placa por si quieres verlas en forma de ruta.
[googlemaps https://www.google.com/maps/d/u/0/embed?mid=1H74TW1aZIq6PRnjIasoEvq_7J2A&w=640&h=480]