×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura

Los carteles de cine erótico de los 70 se cuelan en la Sala Equis

Lucía Mos Lucía Mos - Executive Editor

Los carteles de cine erótico de los 70 se cuelan en la Sala Equis
Una colección de la cartelería más descocada de España se hace un hueco en la sala de cine hasta el 6 de marzo.

La Sala Equis (Calle del Duque de Alba, 4) no se parece a ningún otro cine de Madrid. Su condición de rara avis la vuelve proclive a ser el hogar de cosas (y personas) singulares y excéntricas, ya sea en el patio de butacas o en los escalones su bar, también contagiado de esa particularidad.

No nos extraña entonces que la cartelería erótica de 1970 haya regresado a su origen, a la última sala que proyectó cine porno en la capital, ahora reconvertida en un espacio difícil de clasificar y en el que es aún más difícil encontrar un hueco en las horas punta de la noche madrileña.

El documentalista cinematográfico y coleccionista Juan Sánchez ha cubierto las paredes del ambigú de la Sala Equis con carteles de cine picantes de hace 50 años. Eran ilustraciones donde primaba la provocación y la libertad. La propia sala considera que los márgenes de la imaginación eran más amplios en aquel entonces que hoy en día.

Es curioso ver que el erotismo no se limitaba a la filmografía pornográfica: las cintas cómicas, de terror e incluso intelectuales incurrían en algún desnudo más o menos justificado, y su publicidad no se cortaba en utilizar el sexo como reclamo para meterse en una sala de cine.

Esta colección representa una época rara y de contrastes en España: la cercanía al fin de la dictadura franquista animaba a explorar el terreno de lo que durante cuarenta años había estado prohibido.

El porno vuelve a la sala Equis, esta vez en forma de ilustraciones, para trasladarnos a otro tiempo y a otro cine.