×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Guías Secretas

Lugares abandonados de Madrid donde poner a prueba tu miedo

Si crees en fantasmas, leyendas y mitos, aquí encontrarás artillería pesada.

By Tania Segura

Lugares abandonados de Madrid donde poner a prueba tu miedo

Si te apasiona el cine de terror, si te fascinan las historias de miedo contadas al calor de una hoguera de verano y te recreas con los lugares misteriosos de tu ciudad, este es tu artículo. Madrid está trufado de leyendas urbanas, algunas más certeras que otras, por supuesto. Muchas de ellas cuentan con su propio escenario: el de estos lugares que, hoy en día, permanecen abandonados a su suerte.

¿Quieres pasar un poco de miedo allá donde estés? Pasa y lee.

El Pabellón de los Hexágonos (Madrid)

Fue el primer premio en la Exposición Universal de Bruselas en 1958, pero a día de hoy, este pabellón está abandonado en el recinto ferial de la Casa de Campo. En sus mejores tiempos, la estructura presentaba un diseño futurista de forma hexagonal. Una estructura fácilmente, pese a la degradación del edificio.

Las paredes del pabellón se encuentran desconchadas y llenas de pintadas. Por la noche no sería un mal decorado para rodar una escena de Stranger Things, la verdad. Afortunadamente, el Ayuntamiento ya ha comenzado las obras de rehabilitación de una tercera parte del edificio, que prevé terminar en septiembre, para después estrenar una exposición temporal. Habrá que esperar dos años más para ver la reforma completa

Sanatorio de La Marina (Los Molinos)

La primera sensación al colocarte delante este escalofriante edificio es la estar dentro de una película de terror. Este sanatorio gigante, erigido en 1956, se encuentra en la Sierra de Guadarrama, concretamente en la localidad de Los Molinos. Durante décadas funcionó, como tantos otros hospitales de la comunidad, como de centro de hospitalización de enfermos de tuberculosis.

A pesar de no atesorar grandes historias de miedo y de haber sido una referencia como centro sanitario, las intervenciones humanas que se aprecian tanto fuera como dentro del edificio le confieren un aspecto bastante tenebroso.

El Alamín (Villa del Prado)

Alamín encaja perfectamente con la descripción de un pueblo fantasmagórico, ya que literalmente lo es. A pocos kilómetros de la localidad Villa del Prado, Alamín permanece totalmente vacío y estancado en su pasado.

Fue construido en 1957 por orden del marqués de Comillas y, hoy en día, solo quedan en pie 40 casas y una parroquia. Cuentan los lugareños que, tiempo atrás, un pastor amaneció muerto junto a su rebaño tras pasar la noche en este escalofriante poblado. Otros aseguran que el fantasma del párroco aún deambula por la iglesia. Cierto o no, los espectros del pasado se han materializado hoy en día en jugadores de paintball que corretean entres sus muros medio derruidos.

El Colegio Mayor San Juan Evangelista (Madrid)

El Johny, como se le conocía, fue un lugar mítico de Madrid por donde pasaron genios de la música como Paco de Lucía o Silvio Rodríguez. Pero sus tiempos de esplendor han quedado tan atrás que pocos recuerdan. Desde 2014, esta residencia, propiedad de la Universidad Complutense, está desatendida.

Durante estos últimos siete años, el edificio ha entrado en una espiral de degradación: ha sido ocupado, y las raves y las trifulcas, constantes. El club de la lucha no se quedó muy lejos de lo que ha sucedido en el Johny, que ahora está completamente vacío, pero pide una reforma a gritos, a la espera de los fondos de la Universidad para su rehabilitación.

Antiguo edificio de Radio Nacional (Puerta de Arganda)

Resultado de imagen de antiguo edificio radio nacional

Junto a la Puerta de Arganda, de camino a Chinchón, quedan en pie los restos de lo que un día fue la sede de la emisora de onda corta de RNE. Al ver su estado actual, es difícil imaginar que un día llego a ser una de las instalaciones de emisoras de radio más avanzadas de nuestro país.

El edificio formaba parte de otras construcciones que incluían otra emisora, un depósito de agua, almacenes y casas de los propios trabajadores. No se conocen historias macabras o leyendas en torno a la antigua sede radiofónica, pero sí sabemos que en Arganda se encuentran tres de los centros más importantes de la historia de las telecomunicaciones en España.

Antiguo Matadero (Rivas Vaciamadrid)

Lo que verdaderamente asusta del antiguo matadero son la basuras y los escombros que se amontonan en el espacio protegido del Parque del Sureste y que, hoy en día, estropean las vistas del municipio desde la A-3.  Y son los propios vecinos de Rivas Vaciamadrid los que tratan de no proteger el antiguo matadero de su localidad.

El gran edificio  que, tiempo atrás, estuvo en manos de Campofrío, sufrió un terrible incendio en 2001. Buena parte de los trabajadores murieron en el acto y el fuego dejó el edificio principal completamente calcinado. Años después, en 2011, la Guardia Civil tuvo que intervenir en una rave organizada en las inmediaciones del edificio por un enfrentamiento entre algunos de sus participantes.

El Banco de Madrid (Madrid)

No hay que irse muy lejos para encontrar otro de los edificios más sombríos de la capital. En plena plaza de Colón se ubica el antiguo Banco de Madrid, unas oficinas pequeñas en relación con los edificios colindantes y que llevan más de seis años sin funcionar.

El exterior de la edificación se halla sensiblemente desmejorado, lo que alimenta los peores presagios. Entre 2016 y 2018 fue ocupado por el grupo ultra derechista Hogar Social Madrid, que afirmaba «pretender denunciar» a las oligarquías financieras. Este edificio deberá servir para pagar una parte de la deuda que el Banco de Madrid tenía con sus acreedores, pero por ahora no se ha tomado ninguna decisión.

Palacio del Canto del Pico (Torrelodones)

Este palacio, ubicado en Torrelodones, fue construido en 1920 como casa-museo por orden del conde José María del Palacio, conde de Las Almenas. Una vez terminado, acabó convirtiéndose en el hogar de Antonio Maura, presidente del Gobierno durante el reinado de Alfonso XIII. En diciembre de 1925, murió ya alejado de la política, cuando pasaba unos días de descanso. Durante la Guerra Civil fue utilizado por el Bando Republicano y luego pasó a manos de Franco.

En los 80 quedó completamente abandonado y, a finales de los 90, sufrió un incendio que empeoró todavía más su aspecto. Tras el intento fallido de convertirlo en museo, el Ayuntamiento del municipio ha constituido una Comisión para buscar soluciones que garanticen la conservación del palacio.

Villa Menchu (Madrid)

 

Pocos palacetes se conservan en la actualidad en la zona de Arturo Soria, y si lo hacen, es a duras penas. Villa Menchu vive un auténtico asedio de los vándalos, tanto que el propietario del edificio ha tenido que contratar a un vigilante, que debe estar bien remunerado porque la casa es de Expediente Warren.

Por el momento, la conservación de este palacete es responsabilidad única y exclusiva de sus dueños, así que el Ayuntamiento no tiene ninguna competencia. Pero según adelantan en el diario El Mundo, el área de Cultura del Consistorio pedirá que se incluya dentro del catálogo de edificios protegidos.

Piscina Stella (Madrid)

Creative Commons

Otro tesoro de Arturo Soria es la Piscina Stella, pegada a la M-30, uno de los clubs con piscina con más solera de la capital durante el siglo XX. El lugar donde la jet set madrileña se refrescaba, y de vez en cuando, escandalizaba. Fue de los primeros lugares en España donde se estrenó el bikini y, más tarde, el toppless.

A falta de un comprador, la piscina está cerrada desde hace la friolera de 15 años. En este caso, el edificio sí está protegido por un plan especial desde 2011, pero no ha servido para frenar su deterioro y ya hay algún cinéfilo que lo empieza a comparar con el hotel de El Resplandor. Por el momento, Jack Nicholson no ha sido visto por esa zona, pero Ava Gardner se bronceaba en su solárium, así que no descarten su presencia.

Tags: aventura, terror