×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Noticias

Madrid podría tener un segundo aeropuerto

Madrid Secreto Madrid Secreto

Madrid podría tener un segundo aeropuerto
El segundo aeropuerto serviría de complemento al de Barajas y contaría con una inversión por parte de Air City Madrid Sur.

La compañía interesada en la creación de un segundo aeropuerto en Madrid prepara una inversión de 148 millones de euros para poder ampliar el aeródromo situado en Casarrubios del Monte.

No es la primera vez que se ha intentado llevar a cabo este proyecto, ya que en 2017 se intentó realizar a través del Plan de Infraestructuras Aeroportuarias 2007-2025. Dicho plan quería construir dos aeródromos auxiliares al ya existente en zonas de Navalcarnero y el Álamo, pero la existencia de unos documentos que avisaban sobre el riesgo medioambiental de construir en esos puntos acabó con el proyecto.

En esta ocasión, el plan se encuentra mucho más avanzando, ya que Javier Ruedas, el consejero delegado de Air City Madrid Sur, ha afirmado que «el proyecto nace sobre una realidad» al querer ejecutarse «sobre un aeródromo que ya existe y ya tiene un espacio aéreo concesionado» que solo necesitaría una ampliación.

Asimismo, la Comunidad de Madrid ha confirmado que los promotores cuentan con los medios económicos y técnicos necesarios para realizar el proyecto, aunque hace falta superar algunas pruebas más: un estudio ambiental, un estudio de compatibilidad aérea, un análisis de compatibilidad aérea y de la afección del aeródromo sobre otros, aunque en cualquiera de ellos se espera una respuesta positiva.

Si el plan llega a realizarse, las obras comenzarían en 2020 y el aeródromo estaría listo en 2023 y se situaría a unos 30 kilómetros al suroeste de la capital. Además, se utilizaría para aerolíneas low cost, aunque también habrá jets privados y vuelos de formación. Las previsiones calculan que en 10 años opere 55.000 vuelos anuales con 7 millones de pasajeros.

La idea es que el aeropuerto de Casarrubios sea un complemento para el de Barajas, no un freno.