×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Qué hacer

¿Sabías que la expresión “más chulo que un 8” nació en Madrid?

Pongamos que eran finales del siglo XIX. Y pongamos que hablamos de Madrid.

By Madrid Secreto

¿Sabías que la expresión “más chulo que un 8” nació en Madrid?

La función iluminadora de la etimología la convierte en la ciencia más incierta y más divertida del mundo: ese resplandor que da el hecho de conocer el origen de una palabra o expresión lo aportan muy pocas cosas en la vida. Es el caso, por ejemplo, de la frase “más chulo que un ocho”, con origen fechado y geolocalizado.

Pongamos que eran finales del siglo XIX. Por ejemplo, 1871. Y pongamos (palabras de Antonio Flores, por cierto) que hablamos de Madrid. En esos años la capital de España empezaba a acercarse a la vanguardia industrial que abanderaban otras urbes europeas. Y lo hacía, por ejemplo, mediante la presencia del tranvía.

Uno de ellos (el número 8, como bien habrá adivinado el lector más audaz) hacía un recorrido parecido al de la línea 3 de metro: salía de Puerta del Sol y llegaba a San Antonio de la Florida. Por el camino pasaba por Preciados o Leganitos, pero esa es otra historia.

La cuestión es que los madrileños y las madrileñas no dejaban pasar la ocasión que se brinda a mediados de mayo de venerar al santoral de la ciudad: San Isidro, claro. Viaje en tranvía a la pradera que le da nombre y traje regional cubriendo casi cada centímetro de la piel. Ellos, el parpuse a cuadros blancos y negros y el clavel en la solapa; ellas, el mantón y el clavel en la oreja.

Los ciudadanos que se desplazaban a pie o que no iban a la pradera veían el tranvía (pienso) como quien ve una carroza. Como una atracción turística. Llena de chulapos y chulapas. La historia se resuelve sola y casi no haría falta decir que uno más uno son dos, pero el tranvía número ocho lleno de chulapos llevó a que alguien acuñara la comparativa: ser más chulo que un ocho. Luego la frase se extendería por toda España y la temporalidad dejaría de tener sentido. Y el resto es historia.

Foto de portada: Florentino Ar G / Shutterstock.com