×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Qué hacer

20 secretos de Madrid con New Day

By Antonio Pineda

20 secretos de Madrid con New Day

 

Del ímpetu creativo que quedó de Dover nació New Day, que tocan el 6 de enero en la Sala Sol, así que hemos hablado con Amparo Llano y Samuel Titos, dos de sus tres integrantes sobre ellos y sobre Madrid. 

Poco después de que Dover se separara definitivamente, Amparo Llanos, guitarrista de una de las bandas más emblemáticas de nuestro país, se puso a componer por su cuenta, porque estar lejos de una guitarra era como ese picor que no se va. Así que juntó a Samuel Titos y a Jota Armijos y nació New Day.

En marzo del año pasado ya tenían su primer disco en la calle, Sunrise, y su gira de presentación les traerá este sábado a la mítica Sala Sol. Así que hemos hablado con ellos sobre Madrid y New Day, pero sobre todo con Amparo, siempre más dicharachera, que se ríe cada vez más conforme avanzaba la entrevista. Y esto es lo que nos han contado.

 

1. Habéis comentado ya en alguna ocasión que vuestro disco Sunrise tiene un tono algo existencialista. ¿Dónde os gustar ir a divagar?

Amparo: Yo voy por la calle andando y leyendo, divago mucho por las calles. Me gusta y me acompaña la gente, e incluso en la Gran Vía, petada de gente, voy con mi libro, pensando en mis cosas. También me encantar ir al Prado o al Museo Arqueológico, estoy abonada en los días gratuitos a todos los museos.

2. Una fuente de inspiración en Madrid.

A: El Parque del Retiro a primerísima hora de la mañana, tipo las 7:30 o las 8:00 h.

3. Una canción que cante a nuestra ciudad.

A: En Dover teníamos una canción que se llamaba ‘Madrid’ en el disco Follow the city lights y es una de mis canciones favoritas del disco.

4. Una canción de New Day que también cante a Madrid.

A: En New Day todavía no tenemos ninguna. Todas llevan el sello de la ciudad porque somos madrileños, unos de adopción y otros de nacimiento, pero en espíritu todos somos muy madrileños aunque aún no le hemos hecho ninguna canción a Madrid.

5. Lo mejor de ser músicos.

A: Lo mejor de ser artista y músico es poder hacer realidad lo que soñabas cuando tenías 15 años, que no es poco, es muchísimo. Es el quid de la cuestión.

Foto: Elena Cuesta

6. ¿Y lo peor?

A: Francamente, no le veo nada malo. A los inconvenientes estoy acostumbrada ya: la inseguridad, el hecho de no tener un sueldo fijo. Dependes del favor del público y no sabes si vas a gustar o no. Eso produce una inseguridad económica pero es parte de la gracia de sentirse artista también, no dar nada por seguro, no saber de qué vas a comer mañana (ríe).

7. ¿Qué hubiera hecho Madrid con vosotros si no hubierais sido músicos?

A: No lo sé, me cuesta decírtelo. A veces lo he pensado. Probablemente habría ido a una vida convencional, pero como eso no era posible porque no sería yo… No te puedo contestar a eso, es imposible saberlo.

8. ¿Te cansa más que os pregunten por Dover o que te hablen de Cataluña?

A: Que me pregunten por Dover no nos importa nada. Dover fue fundamental en nuestra vida y lo sentimos como una parte importantísima. Cuando me hablan de Cataluña desconecto porque ninguno de los dos vemos la televisión nunca. Nunca es nunca. Llevo sin encender la televisión, sin leer un periódico, sin escuchar noticias de ningún tipo, dos años. Entonces cuando me cuentan algo lo siento todo un pelín ajeno a mí. Hay a quien le parece mal esa actitud pero yo estoy tan contenta.

9. Tres palabras para definir a New Day.

A: No-sé-ni-por-dónde-empezar. Son seis. Pon eso.

10. Una sala de conciertos de Madrid.

A: Hay muchas salas estupendas, pero El Sol tiene mucho significado para nosotros por muchos recuerdos de Dover. Sobre todo hay algunos conciertos, a punto de sacar Devil came to me, que los recuerdo de una manera muy intensa.

Foto: Elena Cuesta

11. El encuentro más raro que hayáis tenido con un fan.

A: Recuerdo una fan mexicana que estaba obsesionada con Dover y en particular conmigo. Cristina y yo compartíamos habitación (de hotel) y como pasábamos muchas temporadas en México, íbamos siempre al mismo hotel y nos daban siempre la misma habitación. Era ya como nuestra casa. Esa noche habíamos tenido un concierto y Cristina había salido y yo me fui al hotel a dormir y dejé la puerta abierta para que Cris pudiera entrar porque se había dejado la llave. A la mañana siguiente, el segurata de hotel me dijo que había pillado a la chica porque la habían visto por las cámaras justo cuando iba a entrar en mi habitación. Era una chica muy, muy, muy intensa. Demasiado intensa. Tampoco es que pasara nada, pero sí recuerdo que esa chica tenía una relación de amor-odio muy intensa con nosotras y en particular conmigo.

12. ¿Quién os molaría que fuera a veros a un concierto?

A: Si te digo la verdad, gente jovencilla que está descubriendo la música, que le gusta mucho, que nos descubre y dice «me encanta esta gente». Ninguno de los dos somos de invitar para que vengan y den brillo al concierto. Que venga gente que no conoces de nada a tu concierto es el mayor privilegio.

13. Un grupo madrileño que haya que escuchar.

A: Están ya más que descubiertas y encumbradas, pero a mí me gustan muchísimo las Hinds y me parece que es un grupo madrileño que hay que escuchar. Han conseguido cosas inconcebibles para los españoles (ríe). Hay otro grupo que se llama Ola La Meta que también están muy bien.

14. ¿Lavapiés o Malasaña?

Samuel: Hace 10 o 15 años Malasaña era el centro, estábamos bastante por ahí, pero yo vivo en La Latina ahora así que tengo Lavapiés más cerca, como más por ahí y tal.

15. Un bar

S: El Pic&Nic, en la calle Pez.

Foto: Elena Cuesta

16. Un sitio donde tomarse un «relaxing cup of café con leche».

A: Hay un café muy bonito que se llama Il Tavolo Verde, en la calle Villalar. Un café precioso decorado con cosas que trae la dueña de sus viajes, cosas que encuentra en rastrillos perdidos por el mundo. Tiene mucha gracia. Tiene también una pequeña cocina para el que quiera comer alguna cosita sana. Es un sitio para desconectar, con música bajita para que puedas leer. Muy agradable.

17. Algún manjar que comer en Madrid.

S: Yo soy de gusto muy simple. Me gustan mucho los sitios de Lavapiés pero cuando voy a darme un banquete, un lujazo, me voy a McDonald’s (ríe). No hay nada tan delicioso como tener un concierto por la noche y tomarte un McDonald’s. Para mí, esa es la cumbre de la civilización.

18. Algo que echéis de menos de Madrid cuando os vais.

A: Cuando llega el buen tiempo echo mucho de menos El Retiro.

S: Yo, estar en mi taller (Samuel es, además de músico, artista plástico).

 

19. ¿En qué otra ciudad merecería la pena vivir?

A: Eso es algo que hemos pensado todos mil veces, ¿verdad? Te vas a Londres y dices «ay, me encantaría vivir en Londres». Me encantaría vivir en Salamanca, me encantaría vivir en Nueva York, me encantaría vivir en París. Hace unos días estuvimos tocando en Palencia y pensé «a lo mejor podría yo vivir aquí, tranquilita, aquí se tiene que vivir muy bien». Hay muchos sitios donde uno piensa que idealmente podría vivir pero al final siempre terminas volviendo a tu ciudad. También he fantaseado muchas veces con tener una casa en el centro de Ávila y pasar allí los inviernos crudos dedicándome a leer y a hacer canciones.

20. Y algo por lo que os gustaría perder a la ciudad de vista.

A: Con todos los defectos que pueda tener Madrid, yo la adoro. Siento que soy parte de Madrid y me gusta mucho. Hace un calor asfixiante en verano, hay ruido, hay tráfico, hay lo que quieras, pero es mi ciudad. En Madrid uno se disuelve en la ciudad y eres parte de ella pero de una manera muy especial.

Foto: Elena Cuesta