Sitios que demuestran que comer bien en Madrid por 5 euros es posible

Tacos, empanadillas, hamburguesas y otras tantas delicias para llenar el buche sin vaciar el bolsillo.

Decían que las vacas flacas se irían y volvería la bonanza. Hablaron de brotes verdes, de café a 80 céntimos, de confianza en los mercados, y aquí seguimos, calculando el número de noches que cenamos fuera al mes y esquivando los restaurantes de aires rimbombantes. Y encima, ahora, la Navidad y la cuesta de enero asomando.

Pero lo que no vamos a hacer es quedarnos en casa, porque esto no es Estocolmo, y mientra haya vida, habrá ganas de bares. Por eso te traemos este puñado de sitios (hay más) donde llenar el buche en Madrid con dos simples premisas: comer bien y por cinco euros. Allá vamos:

El Sainete

El Sainete, en pleno casco histórico de Madrid, es uno de esos restaurantes que tienes que probar: por su calidad gastronómica, por su carta de cervezas artesas y ahora también por su oferta de bravas de autor más caña de cerveza artesana por solo 3 euros. No has probado unas bravas como estas y menos por este precio.

Takos al Pastor y Taquería Mi Ciudad

Sin duda dos de las nuevas Mecas de la comida mexicana en Madrid. O al menos en lo que a calidad a buen precio se refiere. En Takos al Pastor (Calle de la Abada, 2) puedes tomarlos desde un euro (de hecho, solo uno de ellos cuesta 1,50 euros la unidad) aunque la cola en la puerta es perenne desde que abren hasta que cierran. Por suerte, han abierto un nuevo local, más amplio, en la calle de la Botoneras, junto a la Plaza Mayor. Cinco euros, cinco tacos. Los números no engañan.

En Taquería Mi Ciudad los precios son un poco más elevados. Los tacos valen entre 1,50 y 2,50 euros cada uno, pero hay más variedad que en el anterior. Además, si su local del número 5 de la calle de las Hileras, puedes probar suerte en la paralela calle de las Fuentes, donde han abierto otro, aunque mucho más pequeño.

El Chinatown de Plaza de España

El famoso chino de Plaza de España empieza a perder el liderazgo que tuvo, o al menos a repartírselo con los multitud de restaurantes chinos que proliferan en torno a la plaza. Allí puedes encontrar sitios como Winnie de Pooh (C/ San Leonardo, 3) o Wang Wang (C/ San Bernardino, 6). En cualquiera de esos dos, al igual que el chino del subterráneo de Plaza de España o el resto que se reparten por calle de los Reyes o Leganitos, puedes llenar el estómago con un billete de los pequeños.

La Pupusería Río Grande

Las pupusas son una joya de la gastronomía salvadoreña. Estas tortas de harina de maíz (también las hay de arroz) se rellenan de queso, pollo, calabacín, etc. y se cocinan a la plancha. Para hacernos una idea, sería algo a mitad de camino entre un pan de pita y una arepa, y en la Pupusería Río Grande (Paseo de Santa María de la Cabeza, 16) apenas valen 2 euros cada una. Además se acompañan de una salsa de tomate y col encurtida picante, así que por menos de 5 euros te puedes dar por cenado.

Bolero Meatballs

Las albóndigas de Bolero Meatballs (C/ de las Conchas, 4) son un milagro de la convergencia de las cocinas americana, rusa y filipina. El local lo montaron hace tres años Nina y May -la primera rusa, la segunda española de ascendencia filipina- demostrando que con apenas 30 años y la idea de vender albóndigas puede romper esquemas. Las hay de la abuela, orientales, de pollo con parmesano y champiñones o veganas, y por un mínimo de 5 euros ya puedes probarlas. También tienen una salsa de chilis casera a la que deberías acercarte con cuidado.

Los senegaleses de Lavapiés

El barrio más mestizo de Madrid esconde algunos de los más interesantes y económicos tesoros gastronómicos de la ciudad (y no hablamos por hablar). Y sin duda algunas de las mayores joyas de la corona son sus senegaleses. El más famoso (quizá también nuestro favorito) es Baobab (C/ Cabestreros, 1), pero no tienen demasiado que envidiarle su vecino Bar Colores (C/ Mesón de Paredes, 45) o Dakar (C/ Amparo, 61). En el primero los platos valen entre 7 y 8 euros y en los otros dos cuestan en torno a uno o dos euros menos, pero son tan contundentes que puedes compartirlos. A menos que quieras llegar a casa rodando.

Egeo Suvlakería

Este pequeño local en el 17 de la calle San Carlos demuestra que la comida rápida hay que elegirla bien para que sea rápida pero no basura. Su especialidad son los suvlakis, una especie de bocadillo griego preparado con una pita irresistible y rellenos de carne aliñada con verduras (aunque también los hay en opción vegetariana; de hecho, quizá sus albóndigas de calabaza sea la mejor opción). Tampoco puedes irte sin probar sus patatas especiadas con queso feta. Ninguno de sus suvlakis pasa de los cinco euros.

La Petisquería y otros tantos

Esta mítica tasca es una de las muchas de Madrid donde se puede comer con un par de cañas. No vas a comer lo que te recomendaría tu nutricionista, pero a caballo regalado, ya se sabe. La Petisquería está a un salto del metro de Tribunal, en el número 6 de la calle Churruca, donde también, un poco más arriba, en el número 21 de la misma calle, puedes practicar ese noble arte del tapeo con caña en la Cervecería Churruca.

Cambalache

Un imprescindible de Malasaña en plena plaza Joan Pujol. En El Cambalache (C/ del Espíritu Santo, 28) tienen empanadas argentinas y trozos de pizza en formato empanada. La mejor forma de equilibrar las birras que te has tomado en el Dos de Mayo. Además, uno de los responsables del local vive con una sonrisa perpetua de esas con las que da gusto encontrarse.

Shawa

Dicen que sirve el shawarma de verdad, un claro intento por diferenciarse de esas ridiculeces que ingerimos en el último estadio de la noche, cuando ya queda poco que rascar. Pero Shawa es otra cosa. Carne de calidad (70 por ciento ternera, 30 por ciento cordero) y un falafel crujiente y esponjoso. El shawarma (kebab en árabe) de carne cuesta algo más (aunque solo 6,5 euros), mientras que el de falafel podrás disfrutarlo por tan solo 5,5 euros (técnicamente, estamos dentro). Por cierto, prueba su salsa con tomates secos marinados y chilis.

Don Oso

Esta hamburguesería lleva siendo el referente de las grasas saturadas a buen precio de varias generaciones de universitarios. La hamburguesa simple vale 1,90 y el perrito, 1,20 euros. A partir de ahí, puedes ir añadiendo extras a tu antojo. Uno de esos sitios que te hacen preguntarte cómo pueden seguir abiertos y a los que, sin embargo, siempre vuelves. El local original está en la calle Don Oso Cortés, 90, aunque hay otros dos locales más: uno también por zona universitaria de Moncloa (C/ Meléndez Valdés, 55) y otro más céntrico (C/ de la Cruz, 26). 

 

(Visited 7.084 times, 58 visits today)

Tags: