×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

¿Qué ha pasado con la antigua fuente de plaza de España?

Las obras de remodelación incluían el traslado de la fuente monumental a un nuevo emplazamiento.

Isabel Nieto Isabel Nieto - Redactora

¿Qué ha pasado con la antigua fuente de plaza de España?

Ayer tuvo lugar la inauguración de la nueva plaza de España. Tras más de dos años y medio de obras y un incremento del 20% del presupuesto por los hallazgos arqueológicos, los madrileños por fin pudieron volver a pasear por ella y comprobar, in situ, cómo los trabajos han transformado este emblemático espacio de la capital.

Aunque desde hace tiempo se conocían detalles del proyecto como el traslado de la icónica Fuente de la Concha –también conocida como Fuente del Nacimiento del Agua–, muchos madrileños han echado de menos verla en su emplazamiento habitual y se preguntaban qué lugar ocupará en la nueva plaza.

Crédito editorial: Ayuntamiento de Madrid

La fuente, como decíamos, cambia de ubicación. Aún no ha sido instalada –pese a la inauguración los trabajos no están terminados, algo que se nota especialmente en la conexión con Ferraz y la zona más cercana al Parque del Oeste–, pero volverá y lo hará en el camino que conecta con el Templo de Debod.

Como detalla la Biblioteca Digital «Memoria de Madrid» esta fuente de bronce, obra de Antonio Campillo Párraga y Manuel Herrero Palacios, se construyó a lo largo del año 1969 y ha presidido la plaza desde finales de los 60 en el eje Gran Vía-Princesa hasta el comienzo de las obras de remodelación.

Crédito editorial: Carlos Octavio Uranga / Creative Commons

La imagen de las ninfas con una rodilla en el suelo, sujetando un cántaro, era una de las imágenes más conocidas de la plaza madrileña. La fuente monumental ocupará a partir de ahora un lugar del eje Este-Oeste, una zona en la que la remodelación está aún por terminar. Para acceder hasta ese punto se podrá llegar o bien caminando o bien haciendo uso de uno de los carriles bici.

Una inauguración muy esperada

Crédito editorial: Ayuntamiento de Madrid

Fueron muchos los que ayer caminaron por primera vez entre los más de 70.000 metros cuadrados de la reformada plaza, que el Ayuntamiento ha querido convertir en un «nuevo polo de atracción turística». Y es que tras las obras han quedado unidos peatonalmente ocho importantes enclaves de la ciudad –el Templo de Debod, la Casa de Campo, Madrid Río, el Campo del Moro, la plaza de Oriente, el Palacio Real, los jardines de Sabatini y Gran Vía–.

La expectación generada ante la que es ya la primera gran inauguración del alcalde José Luis Martínez-Almeida, que acudió a las 11h de la mañana junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, era equivalente a la dimensión de la reforma que se ha llevado a cabo. El proyecto, no obstante, venía de atrás: concretamente del año 2017, en tiempos de la legislatura de Manuela Carmena.

Para las obras de reforma se sometieron a votación distintas candidaturas, de entre las que resultó ganador el proyecto bautizado como Welcome Mother Nature (Bienvenida Madre Naturaleza), un trabajo de los arquitectos Fernando Porras-Isla, Lorenzo Fernández-Ordoñez y Aránzazu La Casta (Porras Guadiana Arquitectos). Estos mismos arquitectos fueron coautores de Madrid Río, inaugurado en el año 2011.

Crédito editorial: Ayuntamiento de Madrid

En la calle y en las redes hay impresiones y opiniones para todos los gustos: desde quienes destacan las ventajas de las nuevas conexiones peatonales de la zona y el propio diseño hasta quienes critican, entre otros aspectos, que la masa vegetal que prometía el proyecto no se parece al resultado final, o que la forma en que se han instalado los pavimentos podotáctiles para personas con visión reducida no facilita la accesibilidad.

Noticias