×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura

Madrid quiere poner una estatua de Camarón en El Rastro

By Madrid Secreto

Madrid quiere poner una estatua de Camarón en El Rastro

En referencia a su reciente llegada a Madrid, un periodista le sugería lo siguiente a Camarón: “La gente dice que el Camarón está perdiendo pureza por esto de venirse a Madrid” y Camarón contestaba “No, no, no es eso. La pureza es algo que no se puede perder nunca cuando uno la lleve dentro de verdad. Entonces… lo único que veo es que la gente no comprende lo que yo canto. Mi manera de sentir todavía la gente no la ha entendido. Entonces… yo no le echo cuentas”.

La respuesta de Camarón revela varias cosas: la primera, la pureza del gaditano y acaso una teoría sobre su invariabilidad; la segunda, otra condición de Camarón, relativa a adelantarse a su tiempo; y una tercera, la importancia de Camarón para el desarrollo del flamenco en Madrid.

Este último punto sería el que, según el diario ABC, quiere homenajear el equipo de Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, en conmemoración del año en que José Monje Cruz hubiera cumplido 70 años. Y es que el 5 de diciembre de este año y si un cáncer de pulmón no se lo hubiera llevado un 2 de julio de 1992, Camarón de la Isla, autor del disco más vendido en la historia del flamenco (por citar un hito), hubiera cumplido 70 años.

Así pues, Martínez-Almeida quiere recuperar una estatua que hace unos años hiciera la artista Susana Ruiz. Ruiz, creadora de otras estatuas como una de Manolo Escobar, hizo una de Camarón para la ciudad de Badalona. Sin embargo, por problemas relativos a los presupuestos, esa estatua fue guardada en un almacén y aún se encuentra en desuso.

La escultura es una talla de bronce a tamaño real y de estética absolutamente realista: el artista aparece representado a sus 40 años, con detalles, cadenas, anillos e incluso el tatuaje de la luna y la estrella. La estatua, por otro lado, sería instalada en la plaza Vara del Rey (en pleno Rastro) ya que esta zona fue un auténtico hervidero cultural durante los ochenta y un lugar fundamental para entender el flamenco y su desarrollo en Madrid.