×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Gastronomía

12 sitios de Madrid donde comer oreja

Oreja, una delicia gelatinosa con la que incluso hay quien se atreve a innovar.

Redacción Redacción

12 sitios de Madrid donde comer oreja

La oreja no está hecha para todos. Es gelatinosa, en algunos sitios picante, pero si te gusta tanto como a nosotros, hoy te traemos una pequeña ruta por si aún no habías probado alguno de estos sitios.

1. La Oreja de Jaime

Fuente: @desbravandomadrid

Los dueños son gallegos y el lugar es una tasca castiza abigarradamente nacional donde los sombreros cordobeses y los cuadros de toros se mezclan con las gaitas gallegas. Su oreja da nombre al local y no probarla es como ir al McDonald’s y pedir una ensalada.

Calle de la Cruz, 15

2. Las Bravas

En este clásico de la gastronomía madrileña, donde turistas y locales se confunden, la oreja se sirve bien regada de su espectacular salsa brava.

Varias localizaciones

3. La Casa de los Minutejos

Fuente: @tragaldabaspro

Imposible esquivar el chiste: si 60 minutillos equivalen a una horilla; 60 minutejos, indudablemente, equivaldrán a una oreja. Aquí la oreja se sirve en sándwiches de pan de molde. La oreja, al deshacerse su gelatina, forma un bloque con el que luego se hacen estos sándwiches que se venden a 1,10 la unidad. También se acompañan de salsa picante.

Calle Antonio de Leyva, 17

4. Docamar

Puedes embadurnar la ración de oreja con los botes de salsa que hay repartidos por el local, la misma que usan para sus patatas bravas. Quizás las orejas no están en el top-3, pero sus bravas sí (y aunque este artículo no es de bravas), ir y no probar sus bravas está tipificado en el código penal.

C/ Alcalá, 337

5. La Alegría

En este bar del distrito de Usera, la oreja adobada y cocinada a la plancha se sirve sin salsa. Sus clientes reciben el nombre de parroquianos (o al menos desde aquí les ponemos este apelativo) y las orejas de La Alegría son un ídem.

Calle de Antonio López, 158

6. Los Gallegos: La Casa del Pulpo

Aunque la fama de este bar de Usera viene precedida por el perfecto manejo del plato que le da nombre al local, en su visita no puedes dejar de probar su ración de oreja.

Calle Almendrales, 17

7. Bar Gonmar

En Carabanchel, también, y acompañadas por una salsa brava (una de esas salsas llenas de misterio y cuyo secreto no te van a revelar), en el Bar Gonmar saben lo que se hacen. Y se hacen una oreja a la que le pedirías matrimonio (si el Código Civil lo permitiese).

Paseo de Marcelino Camacho, 47

8. Casa Pepe (Pepe ‘El Guarro’)

En el barrio del Pilar y conocidísimo por sus alitas -cuyos restos todo el mundo tira al suelo, de ahí el seudónimo (el pobre Pepe no tiene nada que ver)-, está Casa Pepe. Lo dicho, sus alitas son de consumo obligado, pero no tienen nada que envidiar a su oreja.

Calle de Celanova, 19

9. Mesón El Águila

En este restaurante familiar de Vicálvaro, el toque final a la oreja se le da con cebollino. Recuerda que estás en un mesón y no olvides echarle un ojo a sus carnes y pescados.

Calle del Lago Como, 2

10. Casa Braulio

Las hacen al punto que pide el cliente, lo que no suele ser la norma. Se sirve con un majado de ajo y perejil a un lado para que el cliente condimente su ración a su gusto.

Avenida de los Toreros, 43

11. Terraza Babel

La zona de Alameda de Osuna no para de moverse. Para quienes acostumbramos a movernos por el centro de Madrid, la idea de solo ir hasta allí para comer se antoja absurda pero cada vez merece más la pena (de hecho, en coche se llega en un momento) gracias a sitios como Babel Terraza. Allí probamos estos deliciosos takoyakis de oreja con salsa brava y camarones. Impresionantes.

Calle Bahía de Gando, 1

12. La Gastro Salvaje

En este sorprendente local que fusiona la cocina castiza con la mexicana ofrecen un guiso de oreja y morro al curry rojo acompañado de unas tortillas de maíz mexicanas para comer en forma de tacos. Un espectáculo.

Calle de Ponzano, 93