×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Noticias

Plan para el Día de la Madre: brunch y sesión de maquillaje gratis

Paula Fernández Paula Fernández

Plan para el Día de la Madre: brunch y sesión de maquillaje gratis

«El domingo es el Día de la Madre y no tengo ni idea de qué regalar». Cada año la misma cantinela, aunque esta vez va a ser distinto. 

He de decir que mi situación es bastante peculiar, porque su cumpleaños fue hace algunas semanas y agoté el cupo de ideas para regalos. Tiene de todo: colonia, libros, ropa (mucha ropa) zapatos (más zapatos), bolsos (la tienda entera…). Además, cuando le pregunto qué quiere me responde que “nada” pero en realidad sé que como  me presente el domingo con las manos vacías, se vengará cocinándome pimiento relleno durante toda la semana…Y odio el pimiento.

Señoras y señores, he encontrado el regalo definitivo: brunch y taller de maquillaje en un hotel de postín… gratis. Una amiga mía lo ha visto en Fever y la verdad es que ha dado en el clavo, porque a mi madre estas pijadas le encantan. Nos vamos a sentir como en Pretty Woman  con todos los pintalabios, coloretes y comida a nuestra total disposición con el fin de «hacernos mucho, mucho la pelota». Claro que no solo lo va a disfrutar ella, pienso acompañarla.

beauty-brunch-1

De no ser por este hallazgo habría terminado por regalarle un collar de macarrones. En la app Fever hay un plan en el que por  cero euros, el Hotel Intercontinental te invita a un brunch con taller de maquillaje incluido. Para poder disfrutarlo es necesario descargarse la plataforma  y buscar «Brunch & Beauty«. Una vez lo tienes a mano, te apuntas y listo. La info la tenéis aquí, a mí desde luego me ha salvado el trasero. Es fácil quedarse sin sitio en un plan de este tipo, por lo que si haces esto te aseguras disfrutar de la experiencia.

Todos los días son el Día de la Madre, pero esta es la excusa perfecta para que se sienta divina de la muerte y recuerde lo buena hija que has sido durante un tiempo. Al final, las cosas materiales terminan en el cajón de los “paquecos” (¿pa qué co**** tengo esto?) mientras que las experiencias, se quedan en la memoria (y ahora con Facebook, más).