×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Gastronomía

Dónde comer las mejores croquetas de Madrid

Te desvelamos dónde puedes comer las croquetas más buenas de tu ciudad.

Madrid Secreto Madrid Secreto

Dónde comer las mejores croquetas de Madrid

📱 Esta y muchas más noticias en nuestro canal de Telegram.

Sí, lo sabemos: las mejores croquetas son las de tu madre o, en su defecto, las de tu abuela. Pero cuando los tuppers muestran su fondo de plástico, cuando la distancia es insalvable o cuando el mono asoma, conseguir encontrar unas croquetas que se acerquen al nivel de las anteriores no es nada fácil. Pero nosotros nos hemos esforzado y hemos comido croquetas (de más, quizás) hasta reventar para llegar y decirte: aquí están las mejores croquetas de Madrid.

1. Santerra

Las croquetas de jamón de Santerra no solo son las mejores de Madrid, sino las mejores del mundo, según los responsables del IV Campeonato internacional Joselito. Nosotros la hemos probado y damos fe. Sin duda alguna, son una obra maestra.

Calle del Gral. Pardiñas, 56

2. La Coqreta de Lavapiés

Si eres un enamorado de las croquetas debes peregrinar, como minimísimo una vez en la vida, a La Coqreta de Lavapiés. Un auténtico templo dedicado a las croquetas donde encontrarás sabores de lo más originales. ¿Lo mejor de todo? Que no te cansas de ellas porque las renuevan cada semana (bueno, lo mejor de todo son las croquetas en sí, pero este dato no está nada mal). Pruébalas con este plan.

Calle de la Fe, 6.

3. La Gastro de Chema

Lo que antes se llamaba La Gastrocroquetería de Chema fue rebautizada hace tiempo como La Gastro de Chema, ampliando un poco más su espectacular carta, demasiado enfocada antiguamente en el plato que nos ocupa. Algunas de sus increíbles creaciones son sus croquetas de carabineros y Kimchi, de queso líquido sobre confitura de tomate y aceitunas negras o de magdalena con chocolate fundido.

Calle del Barco, 7

4. Melo’s

mejores croquetas 8

Este emblema de Lavapiés resume su carta en alrededor de cuatro platos que nosotros resumimos en dos: sus zapatillas (sándwich de pan de pueblo con lacón y queso de tetilla) y sus croquetas como puños de labriego. Aquí lo difícil, eso sí, es encontrar sitio. Ah, y solo abren de 20:00 a 1:00 de martes a sábado.

Calle de Ave María, 44

5. Viridiana

El restaurante de Abraham García ofrece croquetas preparadas con leche de ovejas autóctonas de Navarra. No sabemos si, como dicen, su cremosidad se debe a este detalle pero son sin duda una de esas joyas de la ciudad.

Calle de Juan de Mena, 14 

6. Bodega de la Ardosa

“Viejo local con sangre renovada”. Así se definen ellos mismos y, precisamente, el sabor de sus croquetas de cabrales o carabineros son el mayor y mejor ejemplo de este ya célebre eslogan.

Calle de Colón, 13

7. Bacira

Uno de los restaurantes que practican la fusión sencilla, bien hecha y sin pretensiones. Eso mismo es Bacira. Allí puedes probar sus croquetas de txangurro con curry rojo y nadie asegura que no salgas de su local con un leve ataque de priapismo.

Calle del Castillo, 16

8. Casa Julio

Esta mítica tasca madrileña (que, por cierto, saltó a la fama cuando los irlandeses U2 fueron a probar su plato maestro) se sigue pareciendo a esas tabernas de toda la vida y las croquetas se hacen como las haría tu abuela.

Calle de la Madera, 37

9. Pez Tortilla

Los parroquianos de sus (ahora) tres locales, lo saben. Tan clásico es pedir un pincho de tortilla como pedir unas croquetas que lo acompañen. De hecho, ir al Pez Tortilla y salir sin comer sus croquetas es, qué se yo, como ir a Sevilla y no ver la Giralda. De boletus y trufa, de idiazábal con tomate, de carrillera al Jerez, de chipirones en su tinta. Las croquetas de Pez Tortilla son un escándalo.

Calle Espoz y Mina, 13; calle del Pez, 36; calle Cava Baja, 42

10. Gastrochigre

Jorge trae manjares asturianos y los dota de una personalidad irreverente. Rellena gyozas orientales con pote asturiano y fríe berza para usarla como topping sobre unos nachos. Hace croquetas con lo que sale de su imaginación: su única norma es que siempre se mantengan crujientes y melosas. Más info sobre Gastrochigre aquí.